Técnicas básicas de snowboard para principiantes

A continuación, vamos a detallarte algunas técnicas fundamentales de snowboard, con pasos y consejos específicos para cada una. Estos métodos, ayudarán tanto a principiantes como a riders más experimentados a mejorar su habilidad en la montaña:

Conocer la posición básica

La posición básica en el snowboard es crucial para mantener el control y la estabilidad:

  • Mantén las rodillas y tobillos flexionados.
  • Distribuye tu peso de manera uniforme entre ambos pies.
  • Alinea tus hombros con tu tabla.
  • Mira en la dirección hacia donde te desplazas.

Para mantener una postura óptima, es importante permanecerse centrado sobre tus pies, lo cual facilita el manejo de la tabla en diversas condiciones de nieve. Esta posición ayuda a conservar el centro de gravedad y a ajustarse mejor a las irregularidades del terreno.

Familiarizarte con tu tabla

Para conseguirlo, es muy recomendable practicar estos primeros ejercicios básicos, que mejoren tu comodidad y control:

  • Practica mover la tabla de lado a lado mientras estás parado.
  • Aprende a pivotar la tabla sin desplazarte.
  • Realiza pequeños saltos en el lugar para acostumbrarte al balance.

Cuando te deslices por zonas que presenten hielo o nieve polvo, deberás utilizar los cantos de la tabla para mejorar el agarre y control. En este tipo de terrenos, la postura más natural es inclinarse levemente hacia atrás para facilitar el deslizamiento.

Aprender a caer y levantarte

Caer es parte del aprendizaje en el snowboard. Aquí algunos consejos para hacerlo de manera segura y cómo levantarte:

  • Intenta caer de lado, manteniendo la tabla perpendicular a la pendiente.
  • Utiliza tus rodillas y codos para protegerte durante la caída.
  • Para levantarte, coloca la tabla de lado y usa tus manos para empujarte hacia arriba.

Si has caído, es crucial colocar la tabla en esa posición perpendicular antes de intentar ponerte en pie (usando tus manos y rodillas para impulsarte de manera segura).

Algo que solemos recomendar es «tirarse» en una superficie llana y sin riesgos, para así practicar estos conceptos.

Empezar a deslizarte

El deslizamiento es una técnica básica que te permite moverte por la nieve con control:

  • Coloca tu peso sobre el pie delantero para iniciar el movimiento.
  • Mantén la tabla perpendicular a la pendiente para controlar la velocidad.
  • Usa movimientos pequeños de tobillos y rodillas para mantener el equilibrio.

Durante el deslizamiento, es vital apoyar la tabla de manera que te permita responder rápidamente a los cambios del terreno. Además, deberemos jugar con la presión de los cantos para ajustar la dirección y velocidad.

Mantener una buena postura y equilibrio

Como decíamos al principio, mantener una postura correcta es crucial para mejorar nuestro rendimiento. Recuerda:

  • El pie delantero debe dirigir la dirección, mientras el pie trasero sirve de apoyo.
  • Inclínate ligeramente hacia adelante para mantener el equilibrio.
  • Practica en terrenos variados para mejorar la adaptabilidad de tu postura.

Una postura equilibrada no solo ayuda a mantener el control, sino que también reduce el riesgo de caídas. Cuando ocurre un desequilibrio, deberemos utilizar las técnicas aprendidas para corregir la postura y seguir deslizándonos con seguridad.​

Cómo mejorar el equilibrio sobre la tabla de snow

Para mejorar el equilibrio sobre tu tabla de snowboard, es fundamental desarrollar una serie de habilidades y prácticas adicionales que complementen las posiciones básicas y avanzadas. Aquí algunos pasos adicionales que puedes seguir:

  1. Practica el centrado de tu masa corporal: Asegúrate de que tu cuerpo esté siempre alineado sobre la tabla, especialmente el torso y las caderas. Evita inclinarte demasiado hacia delante o hacia atrás.
  2. Usa la visión a tu favor: Mantén tu mirada en la dirección del movimiento. Esto no solo ayuda a anticipar cambios en el terreno, sino que también estabiliza el equilibrio al ofrecer un punto fijo hacia donde dirigirse.
  3. Flexibilidad y reacción: Entrena tu cuerpo para ser flexible y reactivo. Practica ejercicios que mejoren tu agilidad y capacidad de respuesta rápida a los cambios en la superficie de la nieve y las inclinaciones del terreno.
  4. Fortalecimiento del core: Ejercicios como el pilates o el yoga pueden fortalecer los músculos del core, que son esenciales para mantener el equilibrio. Un core fuerte te permite tener un mejor control sobre la tabla y facilita la realización de movimientos precisos.
  5. Ejercicios de equilibrio fuera de la montaña: Practica ejercicios de equilibrio en un entorno controlado, como el uso de una bola de equilibrio o una tabla de balance. Estos entrenamientos simulan la inestabilidad que experimentas en la nieve y mejoran tu capacidad de mantenerte estable.
  6. Calentamiento adecuado: Realiza un buen calentamiento antes de subir a la tabla. Los músculos calientes son más flexibles y reaccionan mejor, lo que es crucial para mantener el equilibrio.
  7. Controla la respiración: Aprende técnicas de respiración que te ayuden a relajarte y concentrarte. Una respiración controlada puede calmar la mente y el cuerpo, lo que es vital para controlar ese equilibrio en situaciones de estrés o fatiga.

Incorporar estos elementos en tu entrenamiento, te ayudará a mejorar significativamente tu equilibrio y tu nivel de snowboarding. Mantener el equilibrio es clave tanto para realizar movimientos complejos, como para evitar caídas y lesiones.

Pivotar sobre la tabla

Pivotar es una técnica fundamental para cambiar de dirección mientras te deslizas en la tabla. Hay dos formas principales de pivotar:

  1. Rotación: Utiliza la parte superior del cuerpo para iniciar la rotación. Este método implica girar los hombros y el tronco para que la tabla siga la dirección deseada.
  2. Rotación Contraria: En este caso, movemos la parte inferior de nuestro cuerpo mientras se mantiene la parte superior relativamente quieta. Este enfoque ofrece un control más preciso y es el más usado por riders experimentados.

3 técnicas de snowboard extra

Estas son otras técnicas y consideraciones que debes tener en cuenta:

Cantear

Cantear es el acto de poner la tabla sobre alguno de sus cantos. Saber cantear es importante para manejar las curvas y mantener el control en las pendientes. La relación entre inclinación y angulación es vital:

  • Inclinación: Se refiere a la inclinación general del cuerpo hacia un lado para mantener el canto en contacto con la nieve.
  • Angulación: Se crea usando la parte inferior del cuerpo. Es esencial para mantener la parte superior del cuerpo equilibrada y evitar caídas.

Ascender

Cuando se trata de utilizar los remontes para ascender la montaña, es importante familiarizarse con cada tipo. Así como saber manejarlos de manera segura y eficiente. Aquí te dejamos algunos consejos para cada tipo de remonte que suele haber en las estaciones de esquí:

Remonte de superficie

Los remontes de superficie son comunes, especialmente en Europa y en áreas de aprendizaje. Estos son los más habituales:

  • Poma y Plato: Estos remontes requieren que coloques la barra o el disco entre tus piernas y te dejes llevar cuesta arriba. Mantén el pie trasero fuera de la fijación y apoyado sobre la tabla para estabilizarte. Mantén una postura relajada pero firme, para evitar caídas debido a las irregularidades del terreno.
  • T-Bar: Si estás utilizando un T-bar (que generalmente se utiliza en parejas), debes posicionar la barra detrás de tus muslos. Y apoyarte ligeramente hacia atrás mientras te elevas. Al igual que con los platos y las pomas, mantén tu pie libre; correctamente posicionado para estabilizarte y maniobrar alrededor de cualquier obstáculo o cambio en la inclinación.

Remonte de silla

El remonte de silla es uno de los medios más cómodos y seguros para ascender. Sobretodo para los snowboarders más experimentados o que desean una subida más relajada:

  • Antes de abordar: Asegúrate de tener todo tu equipo bien ajustado y preparado. Desbloquea tu pie trasero de la fijación y mantén la tabla paralela al suelo utilizando tu pie libre para equilibrarte.
  • Durante el ascenso: Intenta apoyar la tabla en el soporte diseñado para ello. Eso te ayudará a evitar la fatiga en las piernas. Y prevendrá que la tabla se arrastre por el suelo (lo que podría dañarla).
  • Al bajar del remonte: Este es un momento crucial donde muchos principiantes pueden tener dificultades. Asegúrate de que la base de la tabla toque completamente la nieve antes de desembarcar. Desliza suavemente hacia adelante (con tu pie libre todavía fuera de la fijación) hasta que estés completamente fuera del camino del remonte.

Para todos los tipos de remontes, es importante recordar siempre mantener la calma y no apresurarse. Los movimientos bruscos o el pánico pueden llevar a accidentes, tanto en la estación de partida como al llegar a la cima.

Practicar con remontes menos concurridos durante horas de menor afluencia puede ser una buena manera de ganar confianza.

Descender

El descenso es donde se pone a prueba toda tu habilidad y técnica:

  • Deslizamiento Lateral: Ideal para principiantes, permite un descenso controlado manteniendo la tabla transversal a la pendiente.
  • Sobre la Puntera: Al aumentar o disminuir la presión sobre la puntera, puedes controlar la dirección y la velocidad. Es fundamental repartir la misma presión en ambos pies.
  • Sobre el Talón: Similar al deslizamiento sobre la puntera pero con el canto del talón. Para cambiar de dirección, ajusta la presión en el pie más atrasado.

Cada técnica, requiere práctica y paciencia para dominarla completamente. Además, factores de tipo personal como la flexibilidad y la fuerza pueden determinar la postura final y la eficacia con la que se ejecutan estas maniobras.

      School of Snowboard
      Logo
      Comparar artículos
      • Total (0)
      Comparar
      0